Bella Tica Organic Coffee Selection

Cafe Organico Bella Tica - Monteverde Costa Rica

En la comunidad de San Luis de Monteverde encontramos una formidable historia de emprendimiento.

Hace 20 años un grupo religioso local recolectó, en coordinación con su sede de Estados Unidos, donaciones para adquirir una finca y convertir en propietarios de pleno derecho a un grupo de trabajadores agrícolas. Oldemar Salazar estuvo entre los beneficiados “mi papá me prestó una carreta con bueyes en la que traje todas mis cosas, con esa mudanza empezó todo” señaló frente a la calle que aún sigue sin asfaltar. Después de dedicarse a la siembra tradicional de café, actividad de poco valor agregado, descubrió la oportunidad del cultivo orgánico, así fue como empezó una reconversión productiva que lo llevaría también a incursionar en el turismo.

Desde ese momento, en Finca Bella – como se llama su emprendimiento-, recibe los turistas quienes recogen su propia cajuela de café orgánico para ser procesada y empacada en vivo “aunque no hablo inglés, sólo unas palabras, tengo buena comunicación con los visitantes que hacen el tour con mucha ilusión” agregó.

Con creatividad y confianza se ha hecho de sus propios equipos, ejemplo de esto es la máquina para moler: una adaptación entre la utilizada para moler maíz y un piñón de motocicleta, que sirve de motor. Las bolsas para empacar su café son adquiridas a una organización comunal de mujeres que forman parte de un programa de reciclaje, luego en su finca les pega la etiqueta. No cabe duda que, así como don Oldemar, muchos productores requieren más apoyo, ejemplo de esto es una de sus mejores anécdotas, cuando una estudiante de intercambio le prestó $2000 para adquirir una máquina tostadora, la cual en un año logró pagar. Quedó profundamente agradecido con la joven por la esperanza y confianza depositada en él y su negocio. Además hoy recibe a estudiantes universitarios que permanecen en su casa para aprender sobre su emprendimiento y el valor de los cultivos orgánicos.

Para el doctor Christian Rivera, coordinador de Costa Rica Azul, la historia de don Oldemar es un caso que debe ser reproducido a nivel nacional “su emprendimiento está cimentado en la confianza en sí mismo, su hogar y quienes creen en él, con la producción de alimentos libres de agrotóxicos creó una marca de valores familiares cuya clientela principal está fuera del país”.

Actualmente, aparte de la venta directa en la finca, sus clientes y amigos pueden comprarle el café a distancia, encargado por internet o vía telefónica, y la familia les hace en envío; esto impulsa positivamente nuestra marca país en un campo tan urgente e innovador como lo son los productos orgánicos como atractivos turístico.